Centro de Belleza y Salud Margarita

        Mi opinión como Naturopata y terapeuta en MTC

       En la esclerosis múltiple, (y para una buena salud en general) los alimentos según la forma de consumirlos, guisarlos etc., repercutirá en nuestro organismo. Para cocinar utilicemos aceite de oliva, virgen de primera presión en frió, que es el que mejor resiste al calor de la cocción.

   Evitemos el consumo de margarinas, grasas vegetales tratadas de forma industrial, poco recomendable según las investigaciones realizadas.

         HIDRATOS DE CARBONO (O AZÚCARES)
    Disminuyamos o eliminemos el consumo de azúcar y de productos azucarados. No desarrollemos en los niños el gusto por los pasteles, helados y bebidas refrescantes azucaradas, como las colas, gaseosas... 

     Rehabilitemos el consumo de pan integral, patatas, legumbres secas, arroz, y las mezclas de cereales, integrales ecológicas y biológicas, ya que son fuente de energía, de vitaminas, minerales y fibras.

         MINERALES
     Acostumbremos a disminuir la sal en nuestras comidas. Las necesidades de hierro están aumentadas en ciertos sectores de la población: adolescentes, mujeres en general, y en ciertas circunstancias.
      Nuestro organismo asimila mejor el hierro que proviene de animales que el de alimentos vegetales.
      El hierro se asimila mejor en presencia de vitamina C. Por tanto, beber zumo de naranja fuera de la comida rica en hierro favorece su absorción. En cambio, el café tiene un efecto contrario.

        VITAMINAS
     Lo ideal sería consumir las vitaminas directamente a través de los alimentos, pero la actual comercialización de éstos y los procesos
de cocción destruyen buena parte de las vitaminas. La automedicación
y el consumo de vitaminas sintéticas conlleva riesgos de hipervitaminosis, por eso es conveniente informarse y seguir el consejo médico.
     Lo mejor es tomar, Vitamina C de frutas frutas y verduras, consumidas crudas: naranjas, limones, mandarinas, fresas, kivis, patatas, brécol, col, pimientos, espinacas, melón, tomates, endibias, hígado y riñones. Se destruye con el calor y la exposición a la luz.
    Caroteno: verduras verdes oscuras, zanahorias, albaricoques (frutas amarillas o naranjas).
   Metanol: hígado de pescado, de ternera, leche, huevos.

   Vitamina E, Germen de trigo, aceite de oliva crudo, aceite de semilla de trigo, de maíz y de soja, crudos, copos de avena, hígado, mantequilla.

Vitamina B, Contribuye al buen estado de la piel, cabellos, ojos, boca, hígado, y mantiene el tono muscular y contribuye al buen funcionamiento del sistema nervioso.
Se encuentra en la levadura de cerveza, cereales integrales, hígado, carne.
Vitamina D, aceite de bacalao, leche, huevos, hígado.
Vitamina F, Se encuentra en el germen de trigo, semillas de cereales y legumbres, aceite de oliva, aceite o semilla de Onagra (prímula) y borrajas, aceite de hígado de bacalao.

   Pérdida de vitaminas según el modo de cocción: Consejos para preservar las Vitaminas: Compre las verduras en pequeñas cantidades y a menudo, con el fin de reducir el tiempo que se conservarán en la nevera antes de ser consumidos.

Conserve las verduras en la nevera y mejor en recipientes herméticos.
•Lave las verduras a conciencia pero sin dejarlas a remojo en el agua.
•Absténgase, en la medida de lo posible, de pelar las verduras y las frutas gruesamente, siempre y cuando sean ecológicas: la mayoría de los principios vitamínicos se encuentran justamente bajo la piel, pero si no son ecológicas, hay que recordar que los pesticidas etc., también quedan depositados en la piel.

 • Haga cocer las patatas con piel, preferiblemente. Cueza con las mínimas cantidades de agua, para no perder las Vitaminas por dilución.
   Acuérdese de que, por regla general, una cocción corta a temperatura elevada preserva mejor las Vitaminas que una cocción larga a fuego
moderado.
•No prepare las verduras con antelación (para dos comidas por ejemplo).
•Las verduras congeladas contienen a menudo más Vitaminas que muchas verduras frescas que han pasado días en el supermercado y en la nevera antes de su consumición.
•Si quiere rallar zanahorias o hacer zumo de naranja, hágalo justo antes de tomarlo.
En contacto con el aire la Vitamina C se destruye.
   Necesidades especiales: Los fumadores y toda persona en estado de stress o de angustia tienen una necesidad aumentada de
Vitamina C y Vitaminas B, B-6 y E.

    Las mujeres que toman píldoras anticonceptivas necesitan un aporte suplementario de Vitamina B-6.
   El agua es, entre todos, el nutriente más indispensable. Consumir como mínimo 1 y ½ litro al día.
  El agua del grifo no siempre (casi nunca) reúne las condiciones necesarias, mejor de filtro o embotellada de baja mineralización.
   En ocasiones las aguas minerales son también demasiado ricas en Sodio.

LA FIBRA.  El consumo de fibra constituye en parte del tratamiento contra el estreñimiento.
Se encuentra en frutas, verduras, pan, cereales integrales, legumbres secas...

LOS ALIMENTOS (carne, pescado, huevos) Aportes principales:
-Proteínas animales
-Hierro
-Grasas saturadas y colesterol
-Vitamina B
   Para equilibrar nuestra alimentación: Un solo plato de carne, pescado, o huevos al día. Varíe estos alimentos y su preparación, utilizando pocas grasas para su cocción.
   Elimine la grasa de las carnes antes de cocinarlas.  
   Elimine el consumo de embutidos y de salsas.

Los menos grasos: La mayoría de los pescados, ternera, hígado, pollo (sin piel) y pavo, buey magro, huevos.

Los más grasos: Buey graso, cordero, cerdo, embutidos.

Los más ricos en colesterol: cerebro, riñones, hígado, huevos, ciertos mariscos.

LECHE Y PRODUCTOS LÁCTEOS, La leche y productos lácteos son una de las principales fuentes de grasas saturadas. Aconsejados leche y lácteos de leche de cabra o de oveja.
   Los adultos deben preferiblemente tomar leche desnatada o semi-desnatada, especialmente si es habitual el consumo de estos productos. Y repito lo mejor de cabra o de oveja.

CEREALES Y FÉCULAS
   Aumente el consumo de féculas, variándolas. Aumente el consumo de pan integral (centeno, espelta, semillas, etc): excelente moderador de la ración alimentaría, muy raramente contraindicado.
    Las legumbres secas, el pan y los cereales compuestos están especialmente indicados en caso de estreñimiento.

FRUTAS Y VERDURAS
   Aportes principales: vitamina C, A y fibras.
   Para escoger mejor: Verduras más ricas en Vitamina C: col, perejil, pimientos, brécol.
  Verduras más ricas en caroteno: zanahorias, tomates, espinacas.   
  Frutas más ricas en vitamina C: cítricos, fresas, kivis. Para equilibrar nuestra alimentación: Coma cada día verduras y frutas.
Varíe la especie. Para preservarla, evite las cocciones prolongadas.

PARA VIVIR MEJOR, COMAMOS MEJOR: “DESAYUNO DE REY, COMIDA DE PRINCIPE Y CENA DE MENDIGO”.

    Es preferible comer moderadamente 3 ó 4 veces al día que mucho 2 veces al día. Saltarse una comida obliga a comer más en la comida siguiente, cansa el sistema digestivo y fuerza al organismo a almacenar los alimentos, favoreciendo un aumento de peso. Al hacer las comidas más frecuentes se evita “picar” y se equilibran mejor los aportes nutritivos.  
  En la práctica, el desayuno debe ser más copioso y la cena más ligera.